jueves, 18 de febrero de 2016

Hillary y Bernie a muerte en Nevada

El sábado hay partido. Clinton y Sanders se la juegan en Nevada, el primer estado del calendario de primarias donde las minorías tienen algo que decir: casi uno de cada cuatro demócratas en el estado es hispano. Las encuestas, siempre poco fiables cuando hablamos de caucus pero más aún en Nevada, hablan de un resultado muy ajustado.

¿Por qué es tan importante lo que pase el sábado? Porque la teoría dice que Nevada debería de ser un muy fácil para Hillary Clinton: los caucus premian la capacidad de organización que se supone debe tener la campaña favorita y además Bernie Sanders ha tenido más atractivo entre los votantes blancos. Y sin embargo... las encuestas y la propia actitud de los candidatos hace presagiar una batalla reñidísima.

El resultado podría dar al ganador a un empujón clave de cara a la primaria de South Carolina del martes pero, mucho más importante, para el Supermartes que llega la semana siguiente y en el que se reparten una cuarta parte de los delegados de las primaras. En particular, si Bernie Sanders le da un susto a Hillary Clinton en Nevada, de verdad tendrá una posibilidad de arrebatarle la nominación demócrata a la presidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario