martes, 2 de febrero de 2016

Ganadores y perdedores de los caucuses de Iowa

RESULTADOS
Republicanos: (al 99,9%)
27,7% Ted Cruz
24,3% Donald Trump
23,1% Marco Rubio
9,3% Ben Carson
4,5% Rand Paul
2,8% Jeb Bush
-2% Carly Fiorina, John Kasich, Mike Huckabee, Chris Christie, Rick Santorum

Demócratas: (al 99,9%)
49,9% Hillary Clinton 
49,5% Bernie Sanders 
0,6% Martin O'Malley 

GANADORES:

Ted Cruz
El senador de Texas se la jugaba hoy a una sola carta y ha vencido. Ha pasado por encima de todas las encuestas y ha demostrado que su figura, a medio camino entre un conservador tradicional y el ala insurgente de partido, puede ser la baza ganadora. Una derrota hoy le situaba fuera de la lucha y sin embargo ahora recupera fuerzas para pasar de puntillas por New Hampshire, donde tiene poco que hacer, e intentar golpear duro en South Carolina. Un estado evangélico, conservador y sureño (como él) donde puede convertirse en la única alternativa puramente conservadora frente a Trump y Rubio. Algunos de los que podían disputarle ese rol como Santorum o Huckabee es probable que se retiren en las próximas horas. 

Hillary Clinton y Bernie Sanders
Difícil escoger aquí... Por un lado, si Hillary ha vencido aunque haya sido por un puñado de votos, ha logrado evitar la impresión de repetir el susto que le dio Obama en 2008. En ese sentido es una victoria. Sin embargo es difícil no dar por ganador a Bernie Sanders. Con muchos menos recursos y siendo un perfecto desconocido, se ha quedado% a menos de un punto Hillary. Dada la inmensa ventaja que le dan las encuestas en la siguiente cita New Hampshire, su campaña está muy viva y aún puede dar mucha guerra a Clinton. Al igual que hace 8 años, lo que se suponía iba a ser una coronación sin mucho suspense se ha convertido en Iowa en una batalla desigual pero muy ajustada. Veremos qué pasa.

Marco Rubio
Rubio le ha había hecho poco caso a Iowa sabiendo que el estado no le iba mucho y sin embargo ha conseguido un resultado impresionante, quedándose al borde de superar a Trump en una subida de última hora que pocos han visto venir. La política es un juego de expectativas y percepciones. Sus cualidades políticas están fuera de toda duda y este sólido tercer puesto encaja perfectamente en su plan. No hundirse en los primeras citas del calendario y aguantar hasta que voten grandes estados como Ohio y su Florida natal, donde puede llevarse victorias con las que superar en delegados a Cruz y Trump. Además esta inesperada fortaleza le impulsa como candidato favorito del establishment: el mal resultado del resto de centristas (Bush, Christie, Kasich) invita al aparato del partido a reunirse entorno a Rubio y empuja a estos a retirarse después de New Hampshire salvo sorpresa. Su discurso hoy ha sido propio de un presidente, centrando sus ataques en los demócratas y no en sus rivales republicanos. No ha hecho más que empezar y los demócratas deberían estar preocupados.

PERDEDORES:

Donald Trump
Hoy se ha visto que el gigante tiene los pies de barro. A pesar del lamentable espectáculo de supuesta religiosidad de los últimos días y de los apoyos de ídolos de a derecha conservadora, a la hora de la verdad los votantes evangélicos no se han fiado y han preferido a uno de los suyos. La gran afluencia de nuevos votantes no se ha traducido en su victoria. Y por encima de todo y como siempre, le ha perdido la boca. Pronosticar a pocas horas del caucus que iba a obtener "una victoria tremenda" le da munición a todos los que le consideran (con mucha razón) un charlatán presuntuoso. Cuando tu promesa estrella es que eres un ganador y que contigo América "se hartará de ganar" es bastante divertido verte explicar una derrota. Ha acertado con un discurso humilde y generoso pero está por ver si la inmensa ventaja que tenía en New Hampshire y la fortaleza de su candidatura no se resienten.

Ben Carson, Jeb Bush y otros republicanos
Carson era el ídolo de los conservadores evangélicos y Bush tenía más dinero (y apellido) que nadie. Ambos han fracasado estrepitosamente. El hijo y hermano de presidentes aún puede aguantar un poco más pero lo mejor que puede hacer a estas alturas es abandonar y dar su apoyo a su expupilo Marco Rubio para unir al ala moderada del partido. En cuanto a Carson, al menos podía ahorrarse el ridículo que ha hecho esta noche anunciando que se toma un descanso mañana porque "se va a casa a por una muda limpia". Los chistes se acumulan. Iowa era la única oportunidad de dos conservadores puros (y exganadores aquí) como Rick Santorum y Mike Huckabee que en ningún momento han destacado y que nada tienen ya que hacer en esta campaña. Rand Paul ni siquiera ha llegado a los resultados de su padre, el "libertario" y también debe pensar en marcharse.

Martin O'Malley
El exgobernador de Maryland era un gran candidato sobre el papel pero se ha estrellado de la peor manera posible. Su falta de claridad ha convertido a Sanders en la alternativa a la izquierda de Hillary. Mucho se ha hablado de que O'Malley se estaba posicionando para ser vicepresidente de Clinton pero este humillante 0% puede fastidiarle incluso ese plan. Ha acertado no prolongando la agonía y anunciando la suspensión de su campaña esta misma noche.

Los periodistas
La 'teoría' decía hoy que todo dependía de la participación. Que si se disparaba (como lo ha hecho, espectacularmente además) significaba que Trump y Sanders habían logrado atraer a las urnas a los votantes no convencionales que eran sus principales apoyos. La verdad periodística lo era sólo a medias: muchísima gente nueva se ha acercado a los caucus pero muchos más austados por Trump que motivados por Trump. Ahí los periodistas, y yo el primero, hemos errado el tiro.

Las encuestas
Había unanimidad en una victoria de Trump, incluso holgada, y por tanto no estaban preguntando a las personas adecuadas. Incluso la prestigiosísima encuesta del Des Moines Register falló al ignorar la fortaleza de Cruz pero además tampoco vio venir el subidón de Marco Rubio. Los caucus siempre han sido muy difíciles de pronosticar pero esta vez más que nunca, las encuestas han metido la pata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario