miércoles, 18 de noviembre de 2015

Obama on fire

El presidente no está para tonterías. Ya no le quedan más elecciones que ganar y no se muerde la lengua ni un poco ni tampoco. Obama ya no tiene miedo, como le ha dicho bien clarito al periodista deportivo Bill Simmons:
"Acabas estando más relajado. A estas alturas no hay mucho que no haya visto ya (...) Llevo un tiempo largo en este trabajo y he pasado por algunas situaciones duras. No es que parezca que no tienes miedo, es que de verdad no tienes ningún miedo. Y yo ya no lo tengo"
Se nota. Para Obama se ha acabado el buenismo, el contemporizar, el aparentar que todas las opiniones tienen el mismo valor. Ya no está para eso. Se le nota cuando habla de las primarias republicanas. Las ocurrencias de Trump, Carson, Cruz y compañía no le divierten y no se corta lo más mínimo en decirlo. La última vez en la NBC, sobre el rechazo de los republicanos a acoger refugiados sirios.
"Estos son los mismos que sugieren que son tan duros que bastará con que hablen con Putin o miren fijamente al Estado Islámico... pero les asustan las viudas y los huérfanos. Primero les preocupaba que los moderadores eran demasiado duros con ellos en los debates y ahora les preocupan huérfanos de tres años. No me parecen muy duros"
No es el Obama unificador de 2008, desde luego, pero tampoco el conciliador de 2012. Obama vive una rara etapa de libertad: ya no tiene más elecciones pero es que además los demócratas aún no tienen un nuevo líder. Cuando el candidato del partido se esté jugando el futuro el año que viene, el presidente tendrá que ser más prudente para no crearle problemas. Pero mientras tanto podemos disfrutar de su opinión 'unfiltered', de una figura carismática y auténtica, algo cascarrabias. Obama 'on fire'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario