miércoles, 23 de septiembre de 2015

La vida más allá de Donald Trump

Los demócratas están preocupados con Donald Trump, los republicanos están (más) preocupados con Donald Trump. Los estadounidenses razonables están preocupados con Donald Trump y los europeos están muy preocupados con Donald Trump. Los chinos mucho y los mexicanos muchísimo. Todo el mundo está preocupado con Donald Trump y su aparentemente insalvable ventaja en las encuestas.

Yo, que sigo creyendo que nunca será presidente, estoy tranquilo. Pero además me gustaría comentar unos cuantos detalles sobre sus rivales en las primarias republicanas para que no perdamos la perspectiva. Donald Trump es un caradura o un chalado, o ambas cosas, pero tampoco es que el resto sean muy tranquilizadores. Con todos da para preocuparse.

Ben Carson es un neurocirujano que cree que la teoría de la evolución es "inspiración del demonio" y que cree que el Islam es incompatible con la constitución y que por tanto nunca apoyaría a un presidente musulmán.

Jeb Bush publicó un libro en 1995 en el que consideraba positivo "avergonzar" a las madres solteras porque la falta de "condena pública" de esta "conducta irresponsable" ya no "es un estímulo para ser cuidadoso."

Marco Rubio no cree que el ser humano tenga nada que ver con el calentamiento global ni tampoco que invadir Iraq fuera un error.

Ted Cruz ha acusado a Obama de "financiar el terrorismo" y ha invitado a los estados a ignorar la sentencia de la Corte Suprema que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Carly Fiorina cortaría el contacto con Putin y enviaría más tropas a Alemania. Eso además de recuperar el escudo antimisiles, maniobras militares en el Báltico... vuelve la Guerra Fría.

Son sólo los primeros cinco que le siguen en las encuestas. Trump da mucho miedo pero no le falta compañía en la casa del terror.


No hay comentarios:

Publicar un comentario