jueves, 2 de abril de 2015

La piel está muy sobrevalorada

Artículo original en urna15.com

El Partido Popular anda preocupado estos días. A pesar de lo bien que lo están haciendo todo el vulgo se empeña en aborrecerlos. No se lo explican... y eso que han puesto a trabajar en ello a las mejores cabezas de la casa empezando por Floriano. 

Después de mucho darle a la cabeza, ves, creen que la cosa es que no se están explicando bien. ¡Eso tiene que ser! Con los prodigios que ha obrado Rajoy en estos tres años y medio no tiene sentido que las masas no lo saquen en procesión. Así que la culpa tiene que ser de los apóstoles. No son los milagros, es que el evangelio no está bien redactado y a San Juan y a San Mateo les falta "piel". No conectan con el público.

Cristóbal Montoro, que es de los que tiene claro que no es lo mismo predicar que dar trigo, anda de vía crucis. Todo porque se le ocurrió decir en la radio que a él lo de "la piel" le parece una cosa así como una completa gilipollez. 

"La piel, el cariño y la empatía la dejo para otros. Yo no estoy aquí para dar cariño, todo el mundo lo sabe. No me hace falta empatía sino datos que digan que digan que el país está creciendo"

Y a mí este arranque de sinceridad me gustó tanto que llevo rezándole novenas desde hace una semana pero el personal anda cabreadísimo porque el ministro no tiene empatía, vaya por Dios. Pues fíjate, yo la empatía de Montoro no la quiero para nada, ni quiero la del resto del gobierno ni mucho menos la de las cabezas pensantes de Génova. ¿Saben lo que yo quiero?

Lo que yo quiero son los tres millones de empleos que me prometió González Pons en la última campaña y, si no es mucha molestia, unas leyes laborales que no dejen a todos los asalariados con el culo al aire. Si puede ser, me viene bien que me devuelvan la subida del IRPF que iban a bajar y las dos del IVA, esa contra la que se manifestaron y esa otra que después impulsaron. Que me vayan trayendo esto y yo les mando la piel y la empatía donde me digan. 

Hay que ser cortito para pensar que el problema del PP está en la comunicación. Los genios populares están convencidos de que el problema es que no han escogido un buen papel de regalo para el mojón que nos quieren vender y no se dan cuenta de que con lazo o sin lazo el mojón, mojón se queda

La gente no quiere piel ni empatía, no necesitan palmaditas en la espalda ni alabanzas a sus "sacrificios". Lo que a muchos les asquea del PP no es su torpeza comunicativa sino meter una papeleta en la urna que se parece mucho a la lista de recibís de los papeles de Bárcenas. Da igual cuánto los intenten convencer de lo bien que están porque nadie sabe mejor que ellos. El problema de Rajoy y los demás no es el mensaje, ¡es la realidad, estúpido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario