jueves, 22 de enero de 2015

Obama sin complejos

Obama está volviendo a verle el lado dulce a la política. Después de un año repitiendo machaconamente sus éxitos económicos sin ningún efecto, ahora inexplicablemente los estadounidenses comienzan a creérselo: hacía 18 meses que su popularidad no llegaba al saludable 50% en el que ahora está. Parece que por fin el ciudadano medio percibe que la cosa está mejor y eso es lo que permitió a Obama el martes subir relajado y confiado a la tribuna para dar su discurso del Estado de la Unión.

Un  discurso que podría titularse como aquel anuncio de Ronald Ragan "Amanece en América" por sus generosas dosis de optimismo y esperanza en el futuro. Obama empezó diciendo que estos 15 años de siglo XXI no han sido fáciles con terrorismo, guerras y recesión, pero que "hemos cambiado de página". Ahí comenzó un relato convincente de sus logros, algunos indudables como la creación de empleo más fuerte desde 1999  o la reducción del déficit.

No hubo ideas revolucionarias pero si más testosterona de la que nos tiene acostumbrados: rapapolvos a la nueva mayoría republicana y amenazas de vetar lo que no le guste. Propuestas sociales de subir el salario mínimo y hacer gratuita la universidad pública. Pero lo verdaderamente relevante fue el tono. Desafiante, guerrero y sin complejos.

Hasta se permitió su chiste, un pescozón a los republicanos que fue casi lo que más me gustó. Una pequeña chulería: "No tengo más elecciones en las que competir - y ante el aplauso añade - Lo sé porque ya gané las dos veces".

A pesar de sus llamadas a la cooperación entre los partidos, se nota cierto cinismo. Cosas de llevar seis años viendo el gobierno de cerca. La retórica, eso sí, de la misma excelente calidad de siempre.

Podéis encontrar el vídeo completo del State of the Union y estos son los textos en inglés y en español.


No hay comentarios:

Publicar un comentario