domingo, 29 de septiembre de 2013

El gobierno de EEUU puede echar el cierre mañana

Crossposted en Diario de USAmérica

El 30 de septiembre el gobierno federal agotará su presupuesto y si no se aprueba una prórroga, tendrá que cerrar por falta de dinero. Lo razonable es que se llegue a un acuerdo de última hora pero, ¿cuándo fue la última vez que la política estadounidense se comportó de un modo razonable? Como el pacto parece esta vez más difícil que nunca, es el momento de echar un ojo a todo lo que puede pasar si lo impensable acaba sucediendo.


Empecemos por el lado bueno: no todo el gobierno echará el freno. Los 'servicios esenciales' como las Fuerzas Armadas, el FBI o los controladores aéreos seguirán funcionando. También se pagarán las pensiones y la parte de ela sanidad que es pública seguirá en marcha. Dicho lo cual, una parte sustancial de los 2,8 millones de empleados fedrales se marchará a casa sin sueldo ni fecha fija de retorno. Cerrarán los museos y parques nacionales, y también será más difícil hacerse con un pasaporte, un visado o cualquier otro tipo de trámite burócratico. Incluso la Casa Blanca tendrá que mandar a casa a tres cuartas partes de sus 1700 empleados. Podéis encontrar una lista de todo lo que se vería afectado aquí.

Los republicanos de la Cámara de Representantes han hecho ya su última oferta: una prórroga presupuestaria a cambio de retrasar un año la entrada en vigor de varias partes clave de la reforma sanitaria (sí: esa que ya fue aprobada y ratificada por la Corte Suprema antes de que Obama fuera reelegido con 5 millones de votos de margen) pero el presidente se niega en redondo a negociar "Pagar las facturas de América no es una concesión hacia mí. Eso no es hacerme un favor". Quiere acabar así con esta nueva costumbre de chantajear a la Casa Blanca con una suspensión de pagos nacional cada poco tiempo.

Una vez más, toca aguantar a ver quién pestañea primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario