jueves, 1 de diciembre de 2016

La Semana Americana - Episodio 13 - EL GOBIERNO DEL PUEBLO

Ese episodio buenísimo! El candidato del pueblo llano y el trabajador humilde está haciendo su gobierno. Y Donald Trump lo está llenando de milmillonarios

- El nuevo secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, tenía una financiera conocida como "la máquina de desahuciar". Experta en echar a ancianos de sus casas... La saneó con 1000 millones de dinero público y luego la vendió llevándose 200.
- El nuevo secretario de Comercio, Wilbur Ross, es vecino de mansión de Trump. Ha hecho su fortuna "salvando" empresas en apuros, comprándolas baratas y saneándolas mediante recortes de sueldos y pensiones antes de venderlas.
- La secretaria de Educación Betsy DeVos es una activista de la educación concertada que también es, sorpresa, de familia multimillonaria.
- Mitt Romney se humilla para ser secretario de Estado y suena SARAH PALIN para entrar en el gobierno. Viene lo mejor de cada casa.


La Semana Americana - Episodio 12 - TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE

Hoy, en La Semana Americana, el gobierno de Trump!

- El futuro fiscal general ya fue rechazado como juez por el Senado... por racista
- El futuro jefe de la CIA quiere la pena de muerte para Snowden
- Las quinielas son aún mejores...
- Mucho ojo a los antiguos enemigos de Trump. Sus rivales en primarias aguantaron de todo pero ahora quieren tenerlo de jefe.

sábado, 12 de noviembre de 2016

La Semana Americana - Episodio 11 - ¿POR QUÉ?

El primer programa de la era Trump. Hoy hacemos la autopsia...

- ¿Por qué no lo vieron las encuestas?
- Lo de que Clinton ha perdido por los hispanos es la mayor tontería del siglo.
-  El mito de "los pobres blancos" que votaron a Trump, otra mentira.
- La nueva pregunta de moda: ¿cumplirá Trump sus promesas?
- El futuro gobierno de Trump
- Motivos para la esperanza


domingo, 6 de noviembre de 2016

El último capítulo antes de las elecciones - Escucha LA SEMANA AMERICANA

Nuestro último episodio antes de las elecciones!
- La pregunta del millón: ¿Puede ganar Trump?

- Os contamos lo que dicen las últimas encuestas y cómo pinta el mapa electoral.

- Las claves para seguir la noche electoral, pero por supuesto hay que seguirla en la Sexta. Al Rojo Vivo Objetivo La Casa Blanca desde la 00.45 de la noche del martes al miércoles.

- El bluff de los nuevos emails de Clinton: después de revolucionar la última semana de campaña, el FBI anuncia que no cambiará su decisión y no presentará cargos contra Hillary Clinton.

- La explosión del voto latino: siempre se anuncia, pero esta puede ser la buena

martes, 1 de noviembre de 2016

La Semana Americana - Episodio 9 - SORPRESA

Hoy os explicamos la sorpresa que ha revolucionado la carrera presidencial: el FBI ha encontrado nuevos emails de Hillary Clinton

- 11 días antes de las elecciones, el FBI le manda una carta a los líderes políticos del Congreso... contándoles que han aparecido los emails.
- ¿De dónde salen? De un viejo conocido del programa: el excongresista Anthony Weiner, investigado por mandarle fotos explícitas a una menor. Estaba casado con la principal asesora de Clinton.
- El director del FBI James Comey en la polémica: ¿por qué ha hecho público que quería investigar los mails 11 días antes de las elecciones y sin saber siquiera su contenido?
- Comey es republicano, hizo carrera con George W. Bush, pero fue Obama quien lo escogió para encabezar el FBI.
- ¿Qué impacto ha tenido la sorpresa en las encuestas?

lunes, 24 de octubre de 2016

La Semana Americana 8 - TODO SOBRE LAS ENCUESTAS

En el capítulo de hoy, analizamos a fondo los números de Trump y Clinton. Así están las encuestas:
- Los modelos estadísticos dan entorno a un 90% de posibilidades de victoria a Hillary Clinton
- La diferencia de unos 6 puntos a nivel nacional, se vuelve un abismo al mirar a los estados
- Estados tradicionalmente tan conservadores como Texas, Arizona o Georgia están muy empatados.
- La estrategia de Trump de decir que la elección está "amañada" se ha vuelto contra él

lunes, 17 de octubre de 2016

La Semana Americana - Episodio 7 - FRAUDE ELECTORAL

En el capítulo de hoy:
- Donald Trump advierte a sus partidarios de que van a perder... porque les van a "robar" las elecciones.
- Hillary Clinton hace poco ruido con mínimo histórico de actos para un candidato. Objetivo: que el foco siga en Trump.
- ¿Cuál es esa mayoría silenciosa a la que apela Trump?
- La madrugada del miércoles al jueves, último debate entre Hillary Clinton y Donald Trump.

martes, 11 de octubre de 2016

La Semana Americana - Episodio 6 - ARDE EL PARTIDO REPUBLICANO

Esta semana, el episodio más apasionante de La Semana Americana! 
- Donald Trump y su vídeo explicando detalladamente cómo le gusta acosar sexualmente a las mujeres
- Un debate histórico, historicamente triste... un candidato amenazando a su rival con encarcelarlo. No en una dictadura bananera... en EEUU
- La respuesta de Donald: Bill Clinton es peor! Por eso se presentó al debate acompañado de tres mujeres que dicen que el presidente Clinton las acosó.
- El vídeo de marras ha hecho volar por los aires el Partido Republicano, donde decenas y decenas de figuras importantes han dado la espalda a Trump en las últimas horas.
- Él ataca a sus críticos en twitter y casi lo celebra... dice que se ha quitado de encima "las cadenas" de los republicanos.


miércoles, 5 de octubre de 2016

La peor resaca de Donald Trump - Escucha lo último de La Semana Americana

En el capítulo de hoy analizamos la peor resaca en la vida de Donald Trump, la del último debate!
- La industria del porno se resiente del interés suscitado por el debate (no es broma)
- Trump y su campaña contra la exmiss Universo Alicia Machado: tiene un vídeo porno y estuvo acusada de asesinato.
- El New York Times descubre que puede no haber pagado impuestos durante 18 años.
- El peor día de la campaña para Donald Trump
- Los veteranos de guerra con estrés postraumático "no son fuertes"
- Wikileaks tiene a los republicanos deprimidos: no acaban de sacar esa noticia que hunda a Hillary Clinton.

martes, 27 de septiembre de 2016

Todo sobre el primer debate Clinton-Trump - La Semana Americana EXTRA

Analizamos el primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump:
- The Donald intenta mantenerse sobrio pero es incapaz de aguantar los 90 minutos sin ser él mismo.
- El mejor argumento para decir que no eres racista: tengo un campo de golf en el que juegan negros.
- "Usted no tiene el aspecto ni el vigor de un presidente"
- Clinton siempre sonriente, buscando la complicidad del público en plan "fijáos, está loco"
- No enterremos a Trump tan pronto... en las encuestas de dentro de una par de días sabremos más del impacto. A los periodistas es difícil que les ganen los argumentos de Trump.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Escucha La Semana Americana! Episodio 4

Hoy en La Semana Americana, todo sobre el primer debate Clinton - Trump:

- Donald Trump invita a una examante de Bill Clinton a sentarse en primera fila y ella acepta
- Las encuestas muestran un empate y dicen que uno de cada tres votantes considera el debate "muy importante" para decidir su voto.
- Analizamos quiénes son los grupos que más apoyan a cada uno de los candidatos.
- El moderador, Lester Holt, en el centro de la polémica. La campaña de Clinton quiere que haga de fact-checker y Donald Trump dijo que es demócrata (falso, es republicano)

domingo, 18 de septiembre de 2016

La Semana Americana - Episodio 3

Hoy en La Semana Americana nos encontramos a Hillary Clinton y a Donald Trump empatadísimos, consecuencia del desmayo de la candidata demócrata que tanto ha dado que hablar. Diseccionamos las encuestas para ver de dónde le llegan a Hillary las malas noticias y analizamos la última sorpresa de Donad Trump: reconocer, después de cinco años de alimentar la conspiración, que el presidente Obama no nació en Kenya sino en EEUU. Echamos al escándalo de las donaciones de caridad del candidato republicano (o lo que él llama caridad...) y os contamos la historia del jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, el atleta que más está dando que hablar por negarse a levantarse durante el himno nacional.

martes, 13 de septiembre de 2016

Ya está el episodio 2 de La Semana Americana: la peor semana para Hillary Clinton

Hoy en La Semana Americana os contamos la peor semana de Hillary Clinton, con su desmayo y los rumores sobre su salud, ý cómo se ha tenido que disculpar tras llamar "deplorables" a los partidarios de Trump. Analizamos la polémica del "Foro del Comandante en Jefe" en el que participaron los dos candidatos y las críticas al moderador. También despedimos a la activista conservadora Phyllis Schlafly, el ícono antifeminista que ha muerto esta semana.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

La Semana Americana EXTRA - Cómo hemos llegado hasta aquí

A la espera del capítulo dos, os dejamos un La Semana Americana EXTRA. Se trata de un breve resumen para principiantes de cómo hemos llegado hasta aquí, es decir, cómo Donald Trump y Hillary Clinton se impusieron a sus rivales en primarias y cómo han ido dando sus primeros pasos como candidatos. Un pequeño aperitivo antes de estrenar nuestro segundo episodio.

 

domingo, 4 de septiembre de 2016

Escucha Americaneo! - La Semana Americana, episodio 1

En este primerísimo episodio de La Semana Americana hablamos, cómo no, de Donald Trump y de su tour racista por México y Arizona. Os presentamos a su nuevo jefe de campaña, el líder de una popular web de la derecha racista. También os contamos el escándalo sexual que ha sacudido la campaña de Hillary Cinton (spoiler: no ha sido Bill) y resolvemos las dudas de un oyente sobre las elecciones.

domingo, 31 de julio de 2016

Trump toca suelo: la historia del capitán Khan

Han sido dos semanas de grandes discursos. Todas las convenciones presidenciales están llenas de discursos memorables que, sin embargo, no quedan en la memoria de nadie. En unos meses muy pocos recordarán que Michelle Obama dio el mejor discurso de su vida defendiendo a Hillary Clinton y seguro que casi todos olvidarán a los actores de serie B que defendieron a Trump en Cleveland. Pero espero que la historia recuerde el nombre de Humayun Khan.

Humayun Khan nació en los Emiratos Árabes Unidos pero se crió en Maryland. Sus padres, Khizr y Ghazala, habían salido de Pakistán en los años 70 para huir de la dictadura militar y de la falta de oportunidades. Humayun era un buen estudiante y se licenció en psicología en la Universidad de Virginia, poco antes de entrar en el ejército y convertirse en uno de los 6.000 musulmanes que sirven a EEUU en sus fuerzas armadas. Quería pagarse así la escuela de Derecho.

El 8 de junio de 2004, cuando un taxi desvencijado atravesó las puertas de su base en Baquba, Irak, el capitán Khan ordenó a sus hombres ponerse a cubierto. Él comenzó a caminar hacia el vehículo. Cuando había avanzado diez pasos, el taxi estalló matándolo instantáneamente. Tenía 27 años.

Esta es la historia que Khizr Khan le contó a la convención demócrata hace un par de noches. Con paso tranquilo y mucha dignidad, caminó hasta el centro del escenario del brazo de su esposa y en un inglés aún con fuerte acento, le habló directamente al hombre que quiere prohibir la entrada de los musulmanes a EEUU:

"Si dependendiera de él, Humayun nunca habría llegado a América. Desprecia constantemente el carácter de los musulmanes (...) ¿Ha estado en el cementerio de Arlington? Vaya y mire las tumbas de los valientes patriotas que murieron defendiendo América. Verá que los hay de todas las religiones, de todos los géneros y de todas las razas. Usted no ha sacrificado nada. Ni a nadie"

El discurso pasará a la historia de las convenciones como uno de los más emotivos pero desgraciadamente, la respuesta de Donald Trump también se ha ganado un hueco en el museo de la infamia y la desvergüenza. Ante la desgracia de una familia, lejos de empatizar o guardar silencio, lo que Donald Trump tiene que decir es lo siguiente:

"Su esposa estaba allí de pie. No tenía nada que decir. Probablemente, tal vez no le estaba permitido hablar"

Además a Trump también le gustaría puntualizar la idea que tiene del sacrificio el padre de un militar muerto:

"He hecho muchos sacrificios. He trabajado muy muy duro. He creado miles de empleos, decenas de miles de empleos. He construido grandes estructuras. He tenido un éxito tremendo"

Hay palabras que se califican por sí solas.

*El excelente discurso de Khizr Khan se puede ver aquí. Y por si alguien se pregunta si a su esposa "le está permitido hablar" puede ver esta desgarradora entrevista.

martes, 26 de julio de 2016

¿Por qué Hillary Clinton no puede con Donald Trump?

Si Trump es un villano de película, ¿cómo es que Hillary Clinton no está cuarenta puntos por delante en las encuestas? De otro modo, si el país tiene que elegir entre una mujer razonable con mucha experiencia y un misógino faltón e irresponsable... ¿Cómo es que la mujer razonable no arrasa? En los últimos sondeos, Trump va incluso por delante gracias a la tradicional subida tras la convención. ¿Por qué?

Porque Clinton no ilusiona
Para empezar, hay que decir que Hillary Clinton dista mucho de ser la candidata perfecta. Es cierto que tiene oficio y es disciplinada, no comete errores no forzados y es una máquina de recaudar dinero. Pero precisamente porque se sabe la lección, porque jamás se sale del guión, nunca ofrece un momento auténtico. Nunca se ve a la persona, sólo a un personaje muy bien pulido por la mercadotecnica política a lo largo de los años. 

En ella todo suena ensayado, tibio, profesional... Competente, sí, pero nada ilusionante. Esto no sería un problema si las elecciones presidenciales fueran un concurso de méritos, pero son mucho más. Los estadounidenses no buscan sólo un gestor, buscan un líder. Alguien que sepa gobernar pero también inspirar y ahí Clinton tiene un problema. Ella puede encabezar un gobierno o un partido, pero no un movimiento como Obama o Trump. El voto racional lo tiene ganado, un 60% piensa que está preparada para ser presidenta por un 35% de Trump, pero es que hay mucha gente que no vota con la cabeza.

Porque los votantes de Trump son irreductibles
Por el contrario, Donald Trump sí que encabeza un movimiento. Su base de votantes, casi exclusivamente blanca y predominantemente con pocos estudios, está con él a prueba de bomba. Ante las noticias que documentan sus múltiples cambios de opinión o sus propuestas más locas, hay un gran grupo de personas que o no las oyen, o no las creen o no les importan. Están con el personaje. Encuestas recientes muestran que la lealtad de los votantes de Trump es altísima y su motivación para acudir a las urnas, completa. Las informaciones negativas y los ataques desde dentro y desde fuera de su partido no hacen más que reafirmarlos. 

Este déficit de entusiasmo es importante: no es lo mismo votar contra alguien que votar a favor. El que está a muerte con Trump votará, donará, convencerá a sus amigos y será voluntario. El que está contra él pero tampoco entusiasmado con Hillary tiene más papeletas para quedarse en casa el día de  la elección. 

Porque Clinton lleva mucho equipaje
No es fácil apoyar a Hillary si no es por atacar a su rival. Ella y su marido dan un poco de rabia, incluso a los demócratas. Todo a su alrededor suena un poco fullero: su negativa a hacer públicos los carísimos discursos que daba a los ejecutivos de Wall Street, los tejemanejes financieros de su fundación, todo el follón legal de manejar información clasificada en su propio servidor de correo... los dos tienen una larga historia de atajos, de caminar al filo de la ley y de no reconocer sus errores. Desde Mónica Lewinsky en adelante, siempre han sido así.

Los votantes hace 30 años que conocen al matrimonio Clinton, lo bueno y lo malo. En un sentido puede ayudarla porque esa predictibilidad es lo contrario de lo que ofrece Trump. Con ella sabes a qué atenerte, sin muchas sorpresas. Sin embargo hay hartazgo antes de empezar. Otra vez las mismas caras, las mismas historias y los mismos trapicheos. 

Porque Trump representa a muchos
Por mucho que nos disguste, Trump representa a mucha gente que hasta ahora había sentido que no tenía voz. Cuando dice que "En América hablamos inglés, no español" es algo a lo que ningún candidato presidencial demócrata o republicano se atrevería, pero miles y tal vez millones están de acuerdo. No sólo están de acuerdo, además están encantados porque nunca se lo oyen a alguien por la televisión.

Trump no está interesado en explicar las complejidades de la globalización, pero habla claro y señala culpables. Los mexicanos, los musulmanes, los refugiados, los medios, el sistema... Su candidatura es la del odio, y el odio es una emoción intensa que seduce a muchos. La paz, la concordia y la convivencia son el discurso normal de la política actual, pero él promete victoria, venganza y prosperidad. Aun sin especificar mucho, es un cóctel atractivo para muchos votantes enfadados.

lunes, 27 de junio de 2016

Por qué Unidos Podemos fracasó el 26-J: too fast, too furious

La suma de Podemos, sus confluencias e Izquierda Unida se las ha apañado para perder un millón de votos en seis meses. La suma no es ya que no sume, es que ha restado pero bien.Viendo a los líderes de Podemos acabar su noche electoral cantando puño en alto "El Pueblo unido jamás será vencido" de Quilapayún era difícil no coger la ironía. Un gran fin de fiesta para la campaña en la que decidieron hacerse socialdemócratas.

Vaya por delante que yo creo que Podemos tiene que hacerse socialdemócrata. Al final, si quieres ser la alternativa de izquierdas no te queda otra que ser socialdemócrata porque en España no hay tanta gente a favor de la revolución. Es el mismo fenómeno que ha arrastrado a Ciudadanos a la derecha: al final es el partido el que sigue al electorado y no al revés. El problema de Podemos no ha sido el viaje, sino la velocidad.

Podemos lo ha querido hacer todo muy rápido desde el principio y la gente tiene unos ritmos diferentes. Por ejemplo: está bien hacerle el abrazo del oso a IU e intentar quedarse con ese millón de viejos comunistas que siempre vota, pase lo que pase. El problema es querer llevárselos a casa diez minutos después de llamarlos pitufos gruñones y cenizos "que en 25 años han sido incapaces de hacer nada"

La gente, en contra de lo que pueda parecer, tiene memoria. A lo mejor a diez años no, pero del 2015 se acuerdan. Se acuerdan de todos aquellos insultos y además te escuchan por la tele con eso de la socialdemocracia y claro, a lo mejor resulta que prefieren al cenizo gruñón de Cayo Lara que no tiene nada de socialdemócrata. O a lo mejor es simplemente que te han oído decir una cosa y la contraria en menos de un año.

Lo mismo vale para el sorpasso a los socialistas. No digo yo que el tradicional electorado del PSOE no vaya a irse gradualmente a Podemos, pero pedirles que se crean que eres una joyita socialdemócrata TRES MESES después de lo de la cal viva es poco menos que llamar idiotas a todos los que tienen más de 50 años. Anteayer el PSOE era la casta y esto no iba de izquierda ni derecha, hoy somos socialdemócratas. Hacer estos bailes en tan corto espacio de tiempo es pedirle al electorado unas tragaderas dignas del Partido Popular. 

El problema de Podemos nunca ha sido el diagnóstico. Podemos valora muy bien las situaciones y sabe mejor aún qué decir y dónde colocarse. Su problema es la credibilidad. Hace un año le interesaba el discurso ese de la transversalidad y de que la ideología era un cuento, y lo ejecutaron a la perfección. Ayer le interesaba la moderación y la socialdemocracia, y allí estaban con el mensaje justo. La clave es si la gente podía creerse que hayas estado en los dos sitios en el plazo de un año y ha quedado bastante claro que no.

Pablo Iglesias ha sido durísimo con los votantes del PSOE y de Izquierda Unida. No digo yo que no le vayan a perdonar pero después de que te pongan los cuernos, qué menos que hacerte el digno un tiempo, ¿no? A lo mejor eso no lo enseñaban en la facultad de Ciencias Políticas.





viernes, 24 de junio de 2016

Tres razones por las que el Brexit puede ser una buena noticia para la UE

Estamos oyendo las mil y una razones por las que la salida del Reino Unido es una noticia terrible para la Unión Europea. Todas o casi todas son ciertas y preocupantes, pero aquí van tres que nos deberían hacer encarar el futuro con optimismo.

Despierta, Bruselas
Se puede hablar de ignorancia, de racismo y hasta del tradicional eurescepticismo de los británicos. Sin embargo además de lamentarnos por su decisión esta enorme crisis debería ser una gran oportunidad.

Una oportunidad para reflexionar sobre la Europa que queremos y hacernos preguntas difíciles. ¿Por qué un número cada vez mayor de gente no se siente representada en la UE? ¿Por qué son precisamente los más pobres los que menos creen en el sueño europeo? ¿Queremos una zona de libre comercio o estamos comprometidos a caminar hacia una unión política? ¿Qué peso tienen que tener en las decisiones los estados y cuál el Europarlamento? Y muchas más.

Adiós al freno británico y a sus chantajes
No es cuestión de negar lo evidente. Perder una economía del volumen de la británica no puede ser una buena noticia pero, ¿se ha quitado un peso la UE? Yo creo que sí.

Los diferentes gobiernos de Londres, empujados por las legítimas reservas de su población ante las cesiones de soberanía, han sido uno de los grandes frenos a la verdadera integración europea. Desde hace mucho el Reino Unido ha querido solo una unión económica y ha saboteado activamente los intentos de avance.

Ha conseguido todas las excepcionalidades que ha querido, ha empeorado políticas que eran buenas para el conjunto de la Unión y ha amenazado con irse durante años. Es el momento de plantearse si, tras el shock inicial, no nos quedará una mejor Europa sin los británicos.

Aviso a navegantes
Por mala que sea la transición de la UE de 28 a 27 miembros, todo indica que será mucho peor para el Reino Unido. En el plano inmediato, una potencia financiera y se servicios como Londres tiene que negociar tratados comerciales con medio mundo donde hasta ahora tenía el paraguas europeo; tiene que explicarle a sus jóvenes que se acabó eso de viajar y trabajar en Europa y, más importante, tiene que negocia cuál será su futura relación con la UE.

Desde que invoque el famoso artículo 50, Londres tiene dos años para pactar un acuerdo con la UE. Si hacemos caso a los expertos, Bruselas va a aplicarle un tratamiento de mano dura que se resume en la frase del presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker: "fuera significa fuera". Nada de beneficios a la City, los privilegios comerciales justos y la misma libertad de movimiento que quiere el Reino Unido para los europeos: poca o ninguna. Pasaportes, permisos de extranjería, negociación de aranceles... un panorama poco alentador. Y esa es la clave.

La estrategia es fácil de entender. Europa tiene que mostrar a los euroescépticos de muchos países que salirse tiene consecuencias. Consecuencias muy serias. La misma Europa que fue tan lejos para acomodar a los británicos y que no se fueran tienen ahora la mayor motivación y las mejores herramientas para complicarles la vida. Tal vez algún francés, holandés o sueco pueda echar un ojo y pensar que fuera de la Unión hace mucho mucho frío. Incluso puede que busquen en Google qué es la UE antes de ir a votar.

miércoles, 18 de mayo de 2016

5 claves para entender el éxito de Donald Trump

ADVERTENCIA MUY IMPORTANTE: no tomen demasiado en serio mis predicciones. Es importante decirlo porque, recordarán, yo soy ese analista que escribió en julio del año pasado 'Donald Trump nunca será presidente' sólo un mes después de firmar también 'Por qué Hillary Clinton no será presidenta'. Cada vez lo tengo más difícil para acertar, por no decir que lo tengo imposible, así que espero al menos ser elegante al descubrirme como otro fraude más en el mundo de los analistas. Colóquenme en un lugar de honor, entre los economistas que no vieron venir la crisis en 2007 y los que apostaban por los vídeos Betamax como la herramienta audiovisual del futuro. Y hagan sitio a mi lado, porque lo de Trump no lo vio venir casi nadie.

Intentemos explicar por qué lo imposible ha acabado por suceder. Por qué un bufón televisivo se ha colocado a tiro de piedra de ser "el hombre más poderoso del mundo", por qué nadie sabe cómo pararlo y en definitiva por qué el universo se ha vuelto loco y nada funciona según las leyes de la física (política) si está de por medio Donald Trump, el candidato ingrávido y nunca sujeto a la convención tradicional de qué es verdad y qué es mentira. Vamos con las cinco claves del ascenso de Trump a la cumbre de la política estadounidense.

Nadie le tomó en serio
La mejor baza de Donald Trump durante todas las primarias es el convencimiento esotérico e irracional de que no podía ganar. Una especie de verdad revelada que arraigó no sólo en el que escribe sino, mucho más grave, en los propios rivales de Trump. A fuerza de creer que su caída era sólo cuestión de tiempo y que merecía más la pena concentrarse en los otros rivales, los candidatos republicanos se sacaron los ojos unos a otros mientras The Donald dominaba los medios, las encuestas y los debates. El monstruo también lo han creado ellos, No conviene que olvidemos cómo Ted Cruz le hacía la pelota este verano por su "valentía y claridad" porque pensaba que podía quedarse con su votantes cuando su candidatura implosionara. ¡Era cuestión de tiempo! Quién le iba a decir que sólo unos meses más tarde Trump iba a acabar con sus ilusiones tras acusarlo sibilinamente de infidelidad matrimonial y sugerir que su padre conspiró con Lee Harvey Oswald para asesinar al presidente Kennedy,

Los medios
Donald Trump vende. Nadie maneja como él a los medios: lo aman, lo odian, pero siempre hablan de él. A fuerza de decir barbaridades en sus mítines, Trump ha conseguido que las televisiones los den en directo de prinicipio a fin; si decide llamar a un programa, lo ponen de inmediato al habla con los presentadores y si ataca a alguien en su cuenta de twitter, es noticia de apertura en todos los informativos. ¿Para qué necesita gastar en carísimos anuncios en televisión cuando las cadenas le sacan gratis a todas horas? El beneficio es claro: un estudio calculó que el pasado mes de febrero había comprado publicidad por valor de 10 millones de dólares y había recibido cobertura gratuita equivalente a1800. Le da igual que hablen mal de él mientras que sigan hablando de él. La estrella del reality show ha encontrado su sitio en el reality show más grande del mundo, la carrera por la presidencia.

El dinero
Pocos pobres han llegado a presidente, esa es la verdad, pero aún así siempre ha estado mal visto ser un ricachón ostentoso. Al austero Mitt Romney le atacaron sin piedad porque tenía una mansión que contaba con un ascensor para coches y de John Edwards se burlaban por el precio de sus cortes de pelo. Todo eso ha cambiado. Donald Trump falsea sus cuentas para parecer no más humilde sino más rico. De alguna manera ha logrado capitalizar esa idea (falsa, casi siempre) de que si un hombre logra la prosperidad para sí mismo puede lograrla también para el país. Pero cuidado con confundir la fachada con la realidad: Donald Trump vive de su imagen pública de richachón exitoso, una marca que ha explotado en su reality "The Apprentice" y en best-sellers como "The Art of the Deal". Sin embargo su historial está lleno de negocios fallidos e incluso fraudulentos (ver 'Trump University'). Los expertos estiman su fortuna en 3.000 millones $ pero él eleva esa cifra a más de 10.000. Sin hacer pública su declaración de la renta, claro.

El abusón
Cuando estudiaba en EEUU, mi profesor de Comunicación Política solía decirnos "olvidad lo del macho alfa que cuida de la manada, en el fondo la gente vota por candidato que más se parece a ellos". Bueno, pues esta es otra perla de sabiduría que Trump ha puesto a prueba. Ni una gota de modestia, ni de la falsa ni de la verdadera. Más bien lo contrario: soy el mejor, el más exitoso, estudié en la mejor universidad... incluso presumió en un debate del tamaño de su pene. Trump se echa flores de manera directa y exagerada, sin ningún temor a parecer presuntuoso, y ataca con virulencia a sus rivales sin pararse en los límites que serían normales hasta para los políticos más chabacanos, como son los padres y las esposas. Es un abusón y aunque a nadie, en teoría, le gustan los abusones... funciona. Gran parte de los votantes (al menos republicanos) es eso justo lo que van buscando: A
alguien que "hable claro" y que se pase por ahí mismo la "corrección política". En eso, desde luego, han encontrado a su hombre.

La mentira
Todos los expertos dicen que lo que propone Donald Trump es imposible. El muro con México sería demasiado caro, aunque él diga que lo pagarán ellos. Igual que bajar los impuestos a la vez que se emprenden grandes infraestructuras. Igual que deportar a 11 millones de inmigrantes sin papeles. Se inventa esas cosas y muchas otras: su pasado, el de sus rivales o hasta lo que dijo ayer. Nunca un candidato tuvo tan poco respeto por la verdad. Los expertos y los periodistas, hasta cierto punto, están haciendo bien su trabajo denunciando cada mentira pero por alguna razón a muchos votantes no les importa. Hay mucha gente que prefiere la ilusión de lo irrealizable, que ignora la contradicción que tiene delante para mantener la ilusión. Mentiras mucho más pequeñas de las que suelta Trump a diario han acabado con carreras políticas pero él parece inmune a la realidad y eso juega sin duda en su favor.

En resumen, se diría que hay un gran número de votantes que quiere que los engañe un abusón presuntuoso que entiende muy bien la televisión y que se beneficia del menosprecio de sus rivales. Sí, así están las cosas. Veremos si de aquí a noviembre la receta sirve también para llegar a la Casa Blanca.

miércoles, 16 de marzo de 2016

La gran noche de Donald Trump y Hllary Clinton

Donald Trump sigue avanzando seguro hacia la nominación republicana a la presidencia. Buena noche para él, sobre todo por haberse llevado el gran premio de la noche, Florida, con sus 99 delegados. Con su resultado en el Sunshine State ha forzado la retirada de su rival más talentoso, Marco Rubio, y su ajustadísima victoria en Missouri es un jarro de agua fría para el que le sigue más de cerca, Ted Cruz. En definitiva mucho que celebrar en Camp Trump, que además de sus victorias en Florida, Illinois, North Carolina y Missouri (todo menos Ohio) sale del 15 de marzo aún con una oposición dividida entre Ted Cruz y John Kasich.

Hillary Clinton con sus cinco victorias de cinco posibles, logra que la posibilidad de ver a Bernie Sanders de presidente sea más bien una utopía. En particular su victoria incontestable en Ohio, donde el voto obrero blanco es fundamental, demuestra que sus supuestos problemas para convencer a este grupo estaban exagerados. Si a esto le añades otras victorias sólidas en Florida y North Carolina, y llevarse por los pelos Illinois y Missouri, se ve que hoy Clinton ha dado un paso de gigante hacia la presidencia.

John Kasich se la jugaba a vida o muerte en su estado y ha logrado vencer a Donald Trump. Con los delegados de Ohio bajo el brazo, cogerá aire y atención como para seguir adelante y si se llega a la convención sin mayorías claras, ¿quién sabe? La retirada de Marco Rubio le beneficia directamente y la batalla no ha terminado, es difícil que se lleve la nominación pero puede tener mucho que decir en quién se la lleva.

Marco Rubio también se la jugaba, pero ha perdido. Donald Trump le ha vencido en su estado natal de Florida y por un amplio margen. Su única salida digna era la retirada y eso ha hecho. Su discurso de despedida ha sido moderado, elegante e inspirador. Las mismas cualidades que tenía Rubio pero que han chocado de frente con unos votantes republicanos más interesados en el odio, el miedo y el resentimiento. Él mismo lo ha dicho: "no es año para una visión de América optimista y esperanzada".

La noche decisiva para Donald Trump

Hoy votan Florida, Ohio, Illinois, North Carolina y Mississippi. Los tres primeros son cruciales para la nominación republicana porque son grandes y reparten muchos delegados, pero sobre todo porque en ellos no hay reparto proporcional: el ganador, aunque sea por un voto, se hace con todos los delegados. Entre Florida, Ohio e Illinois eligen 237, una quinta parte de los necesarios para lograr la mayoría en la Convención Nacional Republicana que escoge a su vez al candidato del partido.

LAS CLAVES DE LA NOCHE

En Florida: Donald Trump es el claro favorito en las encuestas por delante de un Marco Rubio que lucha por la supervivencia en su propio estado. Si no gana (y no lo parece) es prácticamente seguro que tendrá que retirarse.

En Ohio: John Kasich y Trump están prácticamente empatados, aunque al primero se le presupone cierta ventaja para imponerse en el estado del que es gobernador. Para Kasich hacerse con una mayoría de delegados es prácticamente imposible pero si logra convertirse en la alternativa moderada a Trump y ganar los suficientes estados para quedar segundo por delante de Cruz, espera forzar una convención bloqueada en la que salirse con la suya después de unas cuantas votaciones sin mayoría. Si no gana su propio estado, muy probablemente tenga que retirarse.

Ted Cruz: su batalla es seguir como alternativa a Trump. Una gran noche para él sería que Rubio y Kasich se retiraran después de perder en sus propios estados. Él no tiene posibilidades en ninguno de los grandes estados que usan el sistema "winner-take-all" (todo para el ganador) pero espera limar distancias con buenos resultados en los otros dos estados de esta noche que hacen reparto proporcional: North Carolina y Missisippi.

El cambio horario nos favorece: EEUU ya está en horario de verano así que la diferencia con la hora del Este es sólo de cinco horas. Empezaremos a tener resultados desde la medianoche, hora peninsular española.

domingo, 13 de marzo de 2016

Lo de Donald Trump ha dejado de tener gracia

Aquí va a haber muertos. No es una gracieta ni una frase hecha, es por desgracia una predicción. Todo ha cambiado.

Cuando en los mítines de la campaña de 2008 la multitud llamaba árabe y terrorista a Obama, el republicano John McCain alzaba la voz y decía de su rival "Obama es una persona decente y no deben temerle como presidente". Le abuchearon en su propio acto. Hoy, el favorito para la nominación republicana Donalld Trump empuja a sus seguidores a echar de los mítines a quien se cuele para protestar y se ofrece a pagar los gastos legales al fan que golpeó brutalmente a uno de ellos. "Se dejó llevar", ha dicho, "me están tratando tan injustamente...".

En los mítines de Donald Trump los reporteros tienen que limpiarse los escupitajos después de trabajar. La multitud le grita "¡Construye ese muro!" y él dice "¿Quién va a pagarlo?". Enfervorizados le responden "¡México, México!". Hemos visto saludos nazis, sí, y también cómo el candidato pide a sus seguidores que juren brazo en alto que votarán por él. Si la megafonía requiere a los presentes que no golpeen a la gente que se cuela a protestar, hay abucheos. Ya se ha visto obligado a cancelar dos actos por razones de seguridad y ayer el servicio secreto casi se lo tiene que llevar del escenario. América, 2016. 

Lo peor de Donald Trump no es que sea un "ultraconservador" como dice la prensa española. Trump está a la izquierda de sus rivales republicanos en muchas cosas. El problema es que es un narcisista descerebrado e ignorante que se ha subido a una ola que no puede gobernar. Una ola racista, indignada y un poco conspiranoica tan vieja como el país. Dirá cualquier cosa escandalosa que le mantenga en la televisión y le votarán todos los que están dispuestos a creer siempre lo peor. Nacionalismo, resentimiento, racismo y promesas imposibles. Tal cual están las primarias republicanas puede bastarle con eso.

Donald Trump ha pasado de chiste a tragedia en el tiempo que tardan una veintena de estados en votar. Una tragedia para un partido republicano secuestrado por sus propios fantasmas. Una tragedia para todos los que decimos que los estadounidenses están muy lejos del estereotipo del ignorante racista de gatillo fácil. Y además una tragedia real que está por llegar: porque Donald Trump está agitando los peores institntos de mucha gente y eso en ese país suele acabar mal. Ya ha acabado mal muchas otras veces. 

miércoles, 2 de marzo de 2016

Supermartes 2016: ganadores y perdedores

RESULTADOS (6AM, a falta de Alaska)
Republicanos
Donald Trump +175 delegados - Victoria en 7 estados
Ted Cruz +89 delegados - Victoria en 2 estados
Marco Rubio +67 delegados - Victoria en 1 estado
John Kasich +17 delegados

Demócratas
Hillary Clinton +417 delegados - Victoria en 7 estados
Bernie Sanders +230 delegados - Victoria en 4 estados

GANADORES

Donald Trump: su victoria es inapelable y contundente. Ha ganado en los estados religiosos del sur, ha ganado en los moderados del este, ha arrasado en número de delegados y es ya el indudable favorito para llevarse la nominación republicana para la presidencia. Hasta su discurso de celebración ha sido bastante más conciliador y "presidencial" que de costumbre. Si mantiene este nivel de resultados durante las 16 citas de las próximas dos semanas, esto se acaba.

Hillary Clinton: si no la puntilla, hoy sí que le ha dado un buen golpe a su rival Bernie Sanders. Ha ganado mucho y ha ganado bien. Ha despejado dudas en un lugar tan izquierdista como Massachusetts, que es además el estado vecino de su rival, y se las ha apañado para llevarse otros que perdió claramente frente a Obama en 2008 como Virginia y Georgia. No es imparable, pero va sin duda en cabeza.

Ted Cruz: se la jugaba y ha sobrevivido. Tenía que ganar su estado natal, Texas, para seguir vivo y además se ha llevado Oklahoma. Estas dos victorias conforman un argumento de peso para convertirse en la alternativa a Donald Trump: él ha ganado tres estados, grandes y pequeños, y Marco Rubio sólo uno. Pero es que además ya le saca una buena ventaja en delegados. Buena noche para él, aunque tiene que demostrar que puede ganar en un estado sin fuerte peso religioso.


PERDEDORES

Marco Rubio: el candidato perfecto sobre el papel está resultando bastante decepcionante en el mundo real. Gusta a la prensa y a sus compañeros del Senado. pero no mucho a los votantes. Por lo menos se ha quitado el sambenito de no haber ganado nunca: su victoria de última hora en Minnesota no arregla pero maquilla una mala noche. No veo a Rubio marchándose antes de que lleguen Florida, Illinois y Ohio el día 15, pero debería ir haciendo planes por si acaso.


Bernie Sanders: ha ganado su estado natal de Vermont, el profundamente republicano Oklahoma, Minnesota y Colorado. No es un completo desastre pero en una carrera con sólo dos candidatos resulta muy insuficiente. Ha perdido los estados grandes como Texas o Virginia y también un gran bastión demócrata como Massachusetts. Sanders genera entusiasmo y dinero pero se va viendo el momento de echarse a un lado y dejar a Hillary Clinton que se pegue con los republicanos.

El establishment republicano: aún cabe pensar en una resurrección de Rubio, pero si esto acaba en un mano a mano entre Trump y Cruz el establishment se las habrá apañado para tener que elegir entre sus dos peores enemigos. Pase lo que pase, el Partido Republicano ha cambiado para siempre y sus líderes en el congreso representan a la parte perdedora. Sólo había que escuchar a Trump hoy sobre el presidente de la Cámara de Representantes "si no trabaja conmigo va a pagar un alto precio".

Chris Christie: su papel de mamporrero y asistente de Donald Trump tal vez le valga la nominación a la vicepresidencia (o tal vez no) pero le está quitando cualquier resto de orgullo. Hasta su lenguaje corporal se resiente cuando habla "su jefe". Hoy seis periódicos de New Jersey han pedido su dimisión como gobernador. 

6 claves para este Supermartes

¿Cuántos delegados se llevará Donald Trump? Necesita acumular. Si no logra una mayoría en delegados antes de la Convención Nacional Republicana, es probable que el establishment se las apañe para quitarle de enmedio. Las matemáticas empiezan a ser importantes: no son sólo los estados que ganas, sino como se traduce esa victoria en número de delegados. Hoy se reparten 595, si se hace con más de la mitad habrá dado un paso de gigante.

¿Ganará Ted Cruz en Texas? La tradición lo dice y acierta: un candidato incapaz de ganar su propio estado está destinado al desastre. Si no convences ni a los tuyos...

¿Puede Marco Rubio ganar en algún sitio? Su campaña se esfuerza en retorcer el argumento para decir que da igual, pero para ser alternativa de verdad necesita ganar en algún sitio. Los segundos puesto están bien, pero no es igual.

¿Dará Kasich la sorpresa? Nadie le tiene en cuenta pero ya sorprendió en New Hampshire y es un gran peligro para Marco Rubio, que necesita quitarse de encima al gobernador de Ohio antes de la decisiva primaria de este estado el día 15. Si Rubio puede hacer algo, antes tiene que ganar Ohio y eso no pasará si Kasich no se retira... Algo que no hará si esta noche queda por encima de Rubio en Vermont y Massachussetts. La primaria "moderada" está que arde.

¿Podrán Clinton y Sanders convencer a los grupos más reticentes? Hillary necesita mejorar con los jóvenes y los votantes mejor educados. Bernie con los afroamericanos y los hispanos. Uno triunfará y otro fracasará hoy.

¿Puede Bernie Sanders seguir vivo? Lo de Clinton hoy parece un huracán. Si Sanders sólo logra vencerla en su estado natal de Vermont es difícil imaginarle ganar la nominación demócrata.